Quienes fueron y cómo eran los primeros americanos?

Titulo original: Los Primeros Americanos

Autor: Glenn Hodges Fecha: 2015-01-26

Extracto de la edición de enero de la revista National Geographic en español.
Fotografías de Robin Hammond

El primer rostro de los primeros americanos pertenece a una adolescente desafortunada que sufrió una caída mortal en una cueva de Yucatán hace unos 12,000 o 13,000 años. La historia de su descubrimiento comienza en 2007, cuando los buzos Alberto Nava, Alex Álvarez y Frnaco Attolini realizaron un hallazgo sorprendente: una inmensa caverna sumergida llamada Hoyo Negro. Al fondo del abismo, sus luces revelaron una cama de huesos prehistóricos, entre ellos al menos un esqueleto humano completo.

Los buzos reportaron el descubrimiento al Instituto Nacional de Antropología e Historia, el cual reunió a un equipo internacional de arqueólogos y otros investigadores para analizar la cueva y su contenido.

El esqueleto -conocido afectuosamente como Naia, en honor a las ninfas del agua de la mitología griega -resultó ser uno de los más antiguos que se hayan encontrado en el continente americano y el primero lo suficientemente intacto como para ofrecer una base para la reconstrucción facial. Los genetistas pudieron incluso extraer una muestra de ADN.

Juntos, esos restos podrían explicar un misterio perenne acerca de la población de América: si los nativos americanos descienden de exploradores asiáticos que migraron hacia el continente americano hacia finales de la Era de Hielo ¿por qué no se parecen a sus antiguos ancestros?

Todo parece indicar que los primeros americanos eran una pandilla muy ruda. Al mirar los restos de esqueletos de los paleoamericanos se observa que la mitad de los hombres tiene heridas causadas por acciones violentas, y cuatro de cada 10 presentan fracturas en el cráneo. Las heridas no parecen haber sido el resultado de percances de caza y no ostentan marcas de guerra. Más bien parece que estos hombres peleaban entre sí, a menudo, de manera violenta.

Las mujeres no tienen este tipo de heridas, pero son mucho más pequeñas que los hombres, con signos de malnutrición y abuso doméstico.

Para el arqueólogo Jim Chatters, codirector del equipo de investigación de Hoyo Negro, todos estos son indicios de que los primeros americanos eran lo que él llama poblaciones del “tipo salvaje del hemisferio norte”: audaces y agresivas, con machos hipermasculinos y mujeres diminutas, subordinadas. Y esto, piensa, explica por qué los rasgos faciales de los primeros americanos son tan distintos de aquellos de los nativos americanos posteriores. Los primeros eran pioneros que corrían riesgos; los hombres más rudos se llevaban el botín y ganaban las peleas por mujeres. Como resultado, sus rasgos y facciones robustos prevalecían sobre los más suaves e infantiles que se hicieron evidentes en poblaciones posteriores más establecidas.

Naia tiene rasgos faciales típicos de los primeros americanos, pero también marcas genéticas comunes entre los nativos americanos modernos. Esto apunta a que ambos grupos son distintos porque  las poblaciones tempranas hayan sido reemplazadas por grupos posteriores que migraron desde Asia, como algunos antropólogos han aseverado. Más bien lucen distintos porque los primeros americanos cambiaron después de haber llegado aquí.
La investigación de Chatters es sólo uno de los interesantes desarrollos. Los nuevos hallazgos arqueológicos, las hipótesis novedosas y una gran riqueza de datos genéticos han lanzado nueva luz sobre quiénes fueron los primeros americanos y cómo fue que pudieron haber llegado al hemisferio occidental . Pero su historia sigue siendo en gran medida, un misterio.

Anuncios

Carta del Jefe Seattlede la tribu de los Swamish, a Franklin Pierce Presidente de los Estados Unidos de América.

Corría el año 1854 y el expansionismo Blanco en Norteamérica ya estaba prácticamente consumado, las tribus y pueblos indígenas despojados de sus tierras, reducidos e incluso hasta aniquiliarlos, para satisfacer la ambición de dominio territorial y riqueza del hombre Blanco, una historia que se repitió de norte a sur en todo el continente Americano.

Ese año ante una “oferta” de compra de tierras por parte del Presidente de Estados Unidos el Gran Jefe Seattle escribe una carta de respuesta al Presidente norteamericano de ese entonces,  la cual por su belleza y profundo significado se ha transformado en una de las manifestaciones mas reconocidas en defensa del medio ambiente, pero también constituye un evidencia de las abismante diferencia acerca de l oque es el hombre y su lugar en la naturaleza, del vínculo que no une a ésta. Comparto con ustedes la carta exponiendo solo un pequeño extracto de la misma:

“El Gran Jefe de Washington envió palabra de que desea comprar
nuestra tierra. El Gran Jefe nos envía también palabras de amistad y
buena voluntad. Apreciamos mucho esta delicadeza porque sabemos la
poca falta que le hace nuestra amistad. Vamos a considerar su oferta,
pues sabemos que, de no hacerlo, el hombre blanco vendrá con sus
armas de fuego y tomara nuestras tierras. El Gran Jefe de Washington
puede confiar en la palabra del Gran Jefe Seattle, con la misma certeza
que confía en el retorno de las estaciones. Mis palabras son inmutables
como las estrellas del firmamento.

¿Cómo se puede comprar o vender el cielo o el calor de la tierra?,
esta idea nos parece extraña.
Si no somos dueños de la frescura del aire, ni del brillo del agua,
¿Cómo podrán ustedes comprarlos?

Cada pedazo de esta tierra es sagrado para mi pueblo, cada aguja
brillante de pino, cada grano de arena de las riberas de los ríos, cada
gota de rocío entre las sombras de los bosques, cada claro en la arboleda
y el zumbido de cada insecto son sagrados en la memoria y tradiciones de
mi pueblo. La savia que recorre el cuerpo de los árboles lleva consigo los
recuerdos del hombre piel roja.”

La carta completa la pueden leer en el siguiente enlace:

http://aumartin.webs.ull.es/Carta%20del%20Gran%20Jefe%20Seattle.pdf

 

 

Prueba PISA (2014): Los estudiantes de América Latina “no resuelven problemas de la vida real”…

CIENCIAS SOCIALES HOY - Weblog

Alejandra Martins, BBC Mundo, Martes, 1 de abril de 2014

EDUCACION4

¿Cómo elegir los mejores modelos de un catálogo para amueblar un cuarto? ¿Cómo diseñar una prueba para averiguar por qué falla un dispositivo electrónico?

“Los problemas en los que los estudiantes de América Latina tienden a tener más dificultad son aquellos en los que deben razonar con modelos abstractos para navegar una situación compleja”
Francesco Avvisati, autor del informe de OCDE

Estas son algunos de los problemas planteados a 85.000 estudiantes de 15 años que participaron en una prueba internacional realizada por primera vez por la OCDE, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos, que mide la habilidad de resolver “problemas de la vida real”.

Una vez más, los resultados divulgados este martes muestran que, al igual que en otros tests de evaluación de estudiantes, los países de América Latina ocupan los últimos lugares de la lista.

Los…

Ver la entrada original 1.225 palabras más